Odontopedriatía

Los dientes de leche cumplen importantes funciones para el desarrollo y normal crecimiento del niño,y deben ser tratados como si se tratara de la dentición definitiva.

Desarrollo

Los dientes de leche se forman a las 7 semanas de vida fetal, se van desarrollando dentro de los huesos maxilares y empiezan a salir a los siete meses de edad. A los 3 años de edad, los 20 dientes de leche ya han hecho su aparición. Cada diente de leche sale a un determinada edad,pudiendo haber variaciones de hasta 6 meses y 1 año en la fecha de aparición y también pueden considerarse totalmente normales.

Hay que tener en cuenta que el número de dientes de leche es de 20 y el número de dientes definitivos es de 28, por lo que hay piezas dentarias como “el molar de los 6 años” no se cambian.

Por este motivo, debe haber espacios entre los dientes temporales; estos espacios permitirán que se coloquen correctamente los dientes permanentes puesto que son de mayor tamaño, lo que posibilitará una adecuada forma de morder.

Alteraciones más frecuentes de los dientes de leche

Las más frecuentes son las caries y los traumatismos.

1- Caries:

  • Los dientes de leche afectados por la caries deben ser tratados como si fueran dientes definitivos.
  • Una carie muy profunda en un diente de leche puede provocar una infección y producir alteraciones en el diente que está debajo.
  • Cuando el diente de leche está a punto de caerse, se facilita su extracción para permitir la correcta salida del diente definitivo.

2- Traumatismos:

  • Los traumatismos dentarios son muy frecuentes en los niños, especialmente en la región incisiva superior y pueden provocar la fractura e incluso la pérdida prematura del diente.
  • En todos los casos que sea posible, se restaurará la pieza para mantenerla en boca el mayor tiempo posible; si la restauración de la pieza no es posible habrá que extraerla.
  • Cuando la erupción del diente definitivo va tardar tiempo, se deberá colocar un mantenedor de espacio que permitirá que los dientes no se junten,porque si lo hacen van a impedir la erupción del diente permanente.

Hay que tener en cuenta que si un diente temporal se pierde 3 o 4 años antes de tiempo, se producirá un retraso en la salida del diente permanente y que si se pierde el diente de leche de 6 meses a 1 año antes de tiempo se producirá un adelanto en la slaida del diente definitivo.Ambas situaciones son perjudiciales para la erupción adecuada del diente definitivo.

Cuidado de la dentición temporal

El niño debe habituarse desde pequeño a mantener un cuidado adecuado de sus dientes mediante costumbres dietéticas e higénicas,adquiridas en casa y mediante la visita periódica al dentista.

El cuidado y el control de la dentición temporal debe incluir los siguientes aspectos:

Aumentar la resistencia del diente contra la caries

a) Aplicación de flúor:

El flúor aumenta la resistencia del esmalte dental frente los ácidos de la placa bacteriana.Puede ser aplicado de dos formas:

  • Flúor vía oral: Ingerido en forma de agua,gotas o tabletas.
  • Flúor vía tópica: Aplicado sobre la superficie del diente.

Existen muchos preparados de flúor que según la concentración de flúor que tienen pueden ser diarios o semanales.Son preferibles los enjuagues diarios después del cepillado.Su uso adecuado reduce las caries entre un 20 y un 50%.

b) Sellados de fisuras:

Esto debe ser hecho por el dentista en consulta. Se trata de la aplicación de resinas sintéticas en el surco del diente, en los cuales no entran las cerdas de los cepillos dentales, lo cual impide la entrada de restos alimentarios y de bacterias,lo que previene eficazmente la caries.

Evitar las causas que producen las caries

a) Control de la dieta:

  • Los principales causantes de la caries son los hidratos de carbono; pero no es la cantidad de estos hidratos a lo largo del día lo que provoca la caries, sino la frecuencia con la que se ingiere.
  • Los alimentos blandos y pegajosos son más peligrosos que los no pegajosos, porque no se adhieren al diente.
  • Estos alimentos son más peligrosos si se toman entre horas, que si se toman durante las comidas y sobre todo si se ingieren antes de acostarse, porque durante la noche disminuye la secrección de salida y aumenta el riesgo de caries.

b) Control de microorganismos cariógenos:

  • Para eliminar la capa bacteriana es imprescindible cepillarse después de cada comida y sobre todo antes de acostarse. Cuando se trata de un niño pequeño, es mejor que un adulto se los cepille.
  • Una buena forma de hacerlo, es dejar que los niños se cepillen por la mañana y que los padres se lo hagan por la noche y sobre todo que los padres lo hagan al mismo tiempo que los niños y delante de ellos.

Consejos para los padres

  • Para que la boca de un niño se desarrolle adecuadamente, los dientes de leche han de estar sanos.
  • La primera visita al dentista es la más importante. El objetivo principal es que el niño se divierta, sólo se hará alguna pregunta y una exploración bucal.
  • En casa, no debe darse una excesiva importancia al dentista. No hacer comentarios negativos sobre la odontología y evitar decir cosas como “No te va a hacer daño”, “No te va a pinchar”, etc.
  • El tratamiento se iniciará una vez que el niño haya obtenido confianza con el dentista; lo que normalmente ocurre en la segunda visita, pero hay niños que necesitan más visitas preliminares.
  • Durante la primera consulta es preferible que los padres estén en la sala de espera. Si hay otras personas en la consulta, la atención del niño está dividida y es difícil lograr su confianza.
  • Le rogamos que no intervengan mientras el dentista hable con su hijo. Si habla, el niño no escuchará a ninguno de los dos. A su debido tiempo, el dentista le informará sobre los problemas del niño.
  • No se preocupe si su hijo llora. Llorar es una reacción frente al miedo y algunos niños se asustan frente a una cosa nueva o extraña.

Para solicitar tu cita, llámanos al teléfono 958 880 937 o rellena el formulario de contacto.